Francisco Jarquin

La Selección de Nicaragua quedó como único equipo invicto en el torneo de béisbol de los Juegos Centroamericanos, al vencer 2x1 a Panamá, en un partido emocionante y que mantuvo el suspenso hasta el último out, cuando el rival hizo su única carrera del juego y amenazaba con empatar, hasta que su cuarto bate, Ibrahín Mckenzie, roleteó para doble play.

Fue una victoria con mucho drama, pero que dejó claro que Nicaragua tiene mucho para mantener su título de los Juegos Centroamericanos, conseguidos en 2013 en San José, ante los mismos panameños.

Los nicas tomaron la ventaja 1x0 en el tercer inning por doblete remolcador de Ofilio Castro, e Ismael Munguía quien entró desde segunda base, estaba en esa base, anclado luego de haber disparado otro doble ante el abridor Abraham Atencio.

Los más de 15 mil aficionados, que estaban en el Estadio Nacional, hicieron vibrar esta instalación cuando Ofilio proyectaba con poder ese proyectil por la zona del jardín izquierdo. Se vivió uno de los momentos más intensos en el torneo de béisbol con esa primera carrera para Nicaragua.

Sin embargo, desde ese instante se fajaron en un duelo de pitcheo, el veterano Atencio y Gustavo Martínez, de Nicaragua. Fue una batalla pareja entre los únicos invictos del torneo y que nos ofrecieron un poco de lo que podríamos ver en el partido decisivo por la medalla de oro el domingo 17 de diciembre, en la clausura de los XI Juegos Centroamericanos Managua 2017.

Así se mantuvo la pizarra 1x0 hasta el octavo cuando salió Atencio, dejando a los nicas en solo tres hits y una carrera. Antes, en la apertura del séptimo, Gustavo había sido explotado luego de admitir sencillos consecutivos de Eduardo Thomas y Gerald Chin sin outs.

Era una situación muy peligrosa para Nicaragua, porque venía la tanda central de Panamá. Pero nada pudo salirle mejor a Nicaragua con Jorge Bucardo al rescate. El relevista nica llegó y apagó de un tajo la inspiración panameña. Dominó al cuarto bate Ibrahím McKenzie y obligó a batear para doble play, a Adolfo Reina.

En el octavo, Ismael Munguía volvió a la carga con su segundo doblete de la noche, esta vez ante el relevista Jean Corpas. Y la acción de Munguía se volvió a combinar con otro imparable de Ofilio Castro para traer la segunda carrera del juego y poner el partido 2x0 a favor de los nicas.

Panamá marcó su única carrera por hits consecutivos de Edgard Muños, Eduardo Thomas y Gerald Chin, quien remolcó ante el relevista Armando Ruiz. Con el temor del empate, por un corredor en tercera, Wilber Bucardo llegó a la loma solo para obligar a batear para doble play a McKenzie. Por cierto, fue la cuarta doble matanza que realizaron los nicas en el partido.

La victoria fue para Gustavo Martínez, gran relevo de Bucardo y juego salvado, para su hermano, Wilber Bucardo. Perdió Abraham Atencio.

Para Nicaragua fue su cuarta victoria sin derrotas, para los panameños su primera derrota en cuatro salidas. Eso deja a Nicaragua con el chance de ser home club en la final, que sin duda será ante Panamá el domingo a las 3:30 p.m. en el Estadio Nacional Dennis Martínez.